2021: A manera de conclusión

La pandemia fue una muestra de que el conocimiento nunca está terminado, y que las sociedades son tan cambiantes que constantemente requieren de ser estudiadas.

Ningún acontecimiento tiene una fuerza de gran magnitud que sea capaz de romper todas las estructuras sociales, ideológicas, económicas o culturales. Aunque este año, que fue marcado por la pandemia, ha parecido un acontecimiento extraordinario, lo cierto es que la humanidad ya había experimentado crisis sanitarias en otros tiempos donde las medidas de higiene y los avances en el conocimiento de las enfermedades tenían alcances diferentes.

            Desde luego que no intento restarle importancia al fenómeno epidemiológico que nos tocó vivir en este 2021. Pero así como para estudiar el pasado es necesario identificar los contextos, me parece que para el estudio de los fenómenos del presente no es la excepción. Es necesario comprender a la pandemia en un marco explicativo más amplio, que involucre las nuevas circunstancias en que se está desarrollando el nuevo milenio.

Solo así será posible entender las dimensiones de la pandemia y sus efectos más allá de los números de enfermos y muertes. Hay mucha tela de dónde cortar: el cambio climático como un problema del nuevo siglo y sus vínculos con el desarrollo de nuevos virus, las tendencias de la pobreza y la desigualdad (antes, durante y después de la pandemia), la eficiencia científica y el desarrollo de la vacuna en uno de los momentos más delicados de los últimos tiempos, solo por mencionar algunos temas de interés.

            La pandemia fue una muestra de que el conocimiento nunca está terminado, y que las sociedades son tan cambiantes que constantemente requieren de ser estudiadas. Los periódicos, los videos, los comunicados de la Organización Mundial de la Salud, las fotografías del confinamiento, las estadísticas de la aplicación de la vacuna y las experiencias de vida son algunas de las fuentes que, en los próximos años, sin duda, serán objeto de estudio sobre este 2021 fuera de lo común.

Este año nos dejó mucho material para seguir comprendiendo la manera en que las sociedades se comportan. Como en otras ocasiones lo he referido, después de casi 10 meses de pandemia, hemos tenido oportunidad de reflexionar demasiados aspectos de nuestra vida cotidiana y, sobre todo, estas circunstancias nos han invitado a cuestionar no pocos de nuestros pensamientos y maneras de entender el mundo que dábamos por definitivas.

            Veremos qué nos espera el siguiente año. Mientras tanto, apreciable lector, nos vemos en enero con estos temas que, seguro estoy, seguirán invitándonos a reflexionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat