Del PRIAN y el PRIMOR al PVEAN 

Parece que los partidos políticos perdieron la mística, pues tenemos ya un escenario electoral heterogéneo, los políticos se han cambiado de color sin importar lo que siempre pregonaron, su lealtad.

                Nunca había sido tan marcado un escenario electoral tan heterogéneo como el que estamos viviendo en el Estado de México de cara al 6 de junio, en que los partidos políticos han dejado de lado sus ideales, sus valores, su visión e incluso su dignidad, como la que estamos teniendo.

                Por un lado, una coalición entre partidos antagónicos como el PRI, PAN y PRD y que hoy están unidos por el poder, por un asunto de estrategia de cara al 2023 y por intereses remarcados para tener contrapeso a Morena y sus aliados.

                Después, un partido Morena que se literal se alimentó de todos los partidos que no estuvieron de acuerdo con sus principios, y en los que están desde priistas, perredistas y hasta panistas. Hoy se mantiene en la escena ahora con Nueva Alianza, partido que por años fue fiel al PRI y un PT que solo tenía como hermano al PRD.

                Complejo resulta entender todo esto y la rareza electoral no termina aquí, hoy vemos a un PVEM que literal está echando mano de políticos que supuestamente han hecho berrinche por la coalición de sus partidos, como es el caso del excandidato a gobernador del Estado de México, José Luis Durán Reveles, quien renunció hace días al PAN después de más de tres décadas, o el caso de Gonzalo Alarcón Bárcena, exalcalde de Atizapán de Zaragoza, quien también dejó las filas albiazules para sumarse al partido del tucán, aliado en algún momento del panismo. Es literal la conformación del PVEAN.

                Todos prácticamente han dejado de lado lo que por años dijeron conservar, por lo que supuestamente lucharon. Hace años también ocurría desde luego, pero no se hacía de forma tan descarada como ahora la estamos viviendo con las dirigencias.

De hecho, el PRI estatal por algo aplazó la decisión de sus candidaturas a alcaldes hasta el 15 de marzo, para que en ese momento no patearan el pesebre los inconformes, los que hicieran berrinche, los que no figuraran en la escena y huyeran a los brazos de los otros partidos. La estrategia es esperar a que los otros partidos y la coalición defina, para tomar rumbo, no regarla más de lo que ya lo han hecho en algunos municipios con imposiciones, a su fiel estilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat