Discursos históricos

Interesante es notar cómo se sigue escribiendo la historia desde el poder, pese a la participación de connotados historiadores que hacen un trabajo maduro y profesional.

En la conferencia matutina desde Palacio Nacional fue presentado este jueves 13 de enero el libro Historia del pueblo mexicano, editado por el gobierno de México en conjunto con las secretarías de Hacienda, Cultura, Educación, la Coordinación de Memoria Histórica y Cultura de México, así como el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM). Se trata de una obra que será destinada a primarias, secundarias y bibliotecas públicas del país, junto con otro texto titulado México, grandeza y diversidad.

El primero de ellos, que ya está disponible para consultarse en línea y descargarse de manera gratuita, contiene 22 capítulos que abarcan desde la conquista de Tenochtitlan hasta el periodo contemporáneo (siglos XVI al XXI) y están redactados por historiadores especialistas en los temas allí abordados. Sin embargo, se trata de un texto dedicado a la divulgación de la historia a personas que no están vinculadas directamente con esta ciencia, así como con estudiantes del nivel básico que tienen sus primeros acercamientos con la historia de México.

La selección de temas, variada también, rescata sectores frecuentemente omitidos en el discurso histórico: las mujeres, los pueblos y los grupos afrodescendientes, pero enmarcados en los periodos tradicionalmente conocidos: la conquista, la independencia, la Reforma, la revolución y la época contemporánea. Sin embargo, sería mucho pedir abarcar otros aspectos de la historia de México para integrar un libro que, por ser de divulgación, no debería ser tan pesada su lectura para el interesado.

El periódico El Universal, al referir sobre esta publicación, hizo hincapié en que estos textos cuentan con la presentación del presidente de México en la que el eje del discurso son las “transformaciones” del país, eje también de la política de la presente administración federal, de la que no pocas veces se ha cuestionado su carácter de “transformador”. Más allá de esto que es completamente normal en las publicaciones de Presidencia, es interesante la variedad de plumas que allí aparecen, aunque, desde luego, dejan a un lado muchos aspectos que continúan sin ser contemplados cada vez que surge un proyecto editorial de la federación sobre estos temas.

Interesante es notar cómo se sigue escribiendo la historia desde el poder, pese a la participación de connotados historiadores que hacen un trabajo maduro y profesional. Las publicaciones de este tipo, generalmente, cuentan con una línea editorial que busca realzar determinados episodios, acontecimientos o procesos de la historia para ampliar un discurso político del presente. Quizás podremos tener al final del sexenio un panorama más completo de la visión de la historia nacional impregnada por este gobierno. Pero, sin duda, la publicación presentada hoy es un interesante proyecto de divulgación arropado por quienes saben.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat