La actualización de los libros de texto en México

Los nuevos contenidos son más que ilustraciones o un cúmulo de datos; son, entre otras cosas, los soportes de la política educativa nacional.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) de México está en un proceso de actualización de los libros de texto gratuitos. Convocatorias para especialistas en el diseño de los nuevos materiales educativos han comenzado con la selección de las personas encargadas de definir el contenido de las nuevas obras que acompañarán a niños y jóvenes de que ingresarán al siguiente ciclo escolar en nuestro país. Sin embargo, algunos cuestionamientos han comenzado a aflorar en medio de la pandemia, en torno a la urgencia o necesidad de actualizar el material pedagógico.

Por principio de cuentas, considero que la renovación de los contenidos educativos nunca sale sobrando. El conocimiento, y más aquel que está al alcance más directo de los jóvenes, debe estar actualizado constantemente; máxime en circunstancias como las que nos corresponden vivir, donde los avances científicos, teóricos y tecnológicos aparecen cada vez más rápido. La pertinencia o no en tiempos de pandemia es un asunto secundario y apto para la discusión.

Al mismo tiempo que el proceso de renovación continúa han surgido nuevos escándalos, por ejemplo, la convocatoria que la SEP y la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG) lanzaron esta semana a artistas y creadores visuales para la creación de las ilustraciones de los nuevos libros. Según y como indica la convocatoria, se entregaría a los seleccionados un reconocimiento y un ejemplar del libro donde apareciera su diseño. Los cuestionamientos alcanzaron a Max Arriaga, actual Director de Materiales Educativos de la SEP, quien el año pasado, cuando era Director General de Bibliotecas de la misma secretaría, emitió un discurso donde instó a las mujeres a leer para llevar a buen cabo la lucha feminista.

De manera independiente a las críticas realizadas contra el titular del programa de actualización de los materiales educativos de la SEP por sus comentarios y sus convocatorias, la actualización de los Libros de Texto Gratuitos no debe verse empañada por los escándalos y deslices en que pueden involucrarse los encargados de esta política de renovación. 

Ciertamente, en contextos de pandemia es válido cuestionar la urgencia de actualizar los materiales educativos, sin embargo, lo que no debe ponerse en duda es la pertinencia de renovarlos. Los nuevos contenidos son más que ilustraciones o un cúmulo de datos; son, entre otras cosas, los soportes de la política educativa nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat