La independencia más allá de los “héroes”

Qué bueno que la historia, cada vez más marcadamente, se vuelve un tema más allá de los claustros.   

Las celebraciones mexicanas septembrinas de este año, como en los años recientes, se dan en un clima bastante polémico que atraen a no pocos aficionados a la historia, atraídos mayormente por la curiosidad y por el morbo. La situación se ha vuelto polémica en la actual administración que ha buscado poner en el escenario de las discusiones a actores sociales que, por lo general, pasan inadvertidos. Aunque es un intento que merece ser reconocido, por ser el primero, muchas veces ha estado desarticulado.

El ejemplo más evidente de este proceso de ensayos y aciertos ha sido el proyecto por colocar la escultura de una mujer indígena en el lugar que antes ocupaba la figura de Cristóbal Colón, en Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. La polémica ha dado pie a que el gobierno capitalino reconsidere las formas en que desea materializar su propuesta con el fin de que no se preste a convertirse en una decisión arbitraria que, todavía, sigue teniendo rechazo de una buena parte de los habitantes de la urbe.

Aunque la conmemoración del inicio de la rebelión comandada por Miguel Hidalgo acapara, como siempre, las principales referencias del ámbito popular, sería conveniente llevar la discusión a otros actores sociales del pasado, con nuevas miradas y perspectivas, pero ya no a los espacios académicos, sino a las grandes masas. En la esfera académica, como en otros editoriales lo he señalado, se han echado a andar varios proyectos y propuestas en torno al estudio de nuevas aristas sobre el proceso de independencia; pero la novedad generalmente se queda allí, en lo que solo los especialistas conocen.

El ambiente público, sea de polémica, discusión, curiosidad o morbo por conocer y opinar libremente sobre el pasado, máxime cuando se tratan en tiempos como los recientes, podría ser un catalizador para que la academia coadyuve a ampliar las fronteras de lo conocido en conmemoraciones como la de este día. Las bases ya se echaron a andar, pero todavía es una utopía. Sin embargo, qué bueno que la historia, cada vez más marcadamente, se vuelve un tema más allá de los claustros.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat