A medir su propia fuerza 

Morena ha logrado un efecto mediático interesante, que la gente crea que se quiere sacar del cargo al presidente López Obrador, lo cual es falso, pues se trata de una propuesta impulsada por él mismo, con fines de legitimización.

               La de hoy, llegará como la primera en su tipo y pasará a la historia de México como la consulta ciudadana ya con un respaldo legal y constitucional. Esa es la importancia de la consulta de revocación de mandato de este 10 de abril de 2022, porque si se logra la votación requerida, tendrá efectos sea cual sea el resultado.

               No obstante, es muy probable que el presidente Andrés Manuel López Obrador sepa que esos 37.3 millones de votos necesarios, que representarían el 40 % del electorado, no se logren, pero es mucho más probable que sepa más que ahí no está el detalle, sino en la medición del músculo político-electoral en todas y cada una de las entidades federativas para poder recomponer el camino o afianzarlo.

               Aunque las estadísticas y analistas afines a Morena digan lo contrario, en el Estado de México la efervescencia no se ha observado tanto en otras entidades, al menos no en El Valle de Toluca, quizá en la región oriente sea distinto, no deseo generalizar, pero la difusión ha sido mínima, así como las movilizaciones para promover el voto. Lo que sí es un hecho es que Morena ha logrado un efecto mediático interesante, que la gente crea que se quiere sacar del cargo al presidente López Obrador, lo cual es falso, pues se trata de una propuesta impulsada por él mismo, con fines de legitimización. Que siga el presidente, será la respuesta ganadora en esta consulta, pero, ¿y ahora? ¿qué sigue?, no lo sabemos.

               ¿A costa de qué? También es la disyuntiva. Recordemos que pasaron semanas y, a la fecha, mucha gente desconocía que hoy habrá una consulta popular. Y quienes seguramente vean unas urnas digan que es algo como lo del aeropuerto de Texcoco o el avión presidencial, sin chiste. Por ello es que Morena tuvo que impulsar a como diera lugar la consulta, sin importar sanciones, violando la ley.

El primer logro que tendría Morena es que la gente vote y legitime este tipo de ejercicios, sea cual sea el resultado. Lo peor es que la amplia convocatoria no les favorezca, pero además es el escenario más lejano, pues el país no tiene ánimos reales de querer cambiar a un presidente a medio camino y al menos no estamos preparados para ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat