Detrás del festejo

El 5 de mayo en EEUU tiene una lectura política más importante que el festejo mismo, pues la eterna lucha por una reforma migratoria sigue siendo una promesa.

La celebración del 5 de mayo en Estados Unidos es quizás la fiesta mexicana más importante en aquel país a la que, inclusive, han hecho propia migrantes de otras regiones del continente que han llegado allá en busca de mejorar su nivel de vida. Es más importante que el 15 y 16 de septiembre, tanto que en no pocas ocasiones el 5 de mayo ha sido confundido con la conmemoración de la independencia mexicana.

La conmemoración que empezó a extenderse en las décadas de 1970 y 1980 en Estados Unidos es tan popular que la Casa Blanca año con año dedica el día a celebrar con música, comida y presencia de artistas mexicanos. Sin embargo, la tradición fue interrumpida durante la gestión de Donald Trump y recuperada este año por Joe Biden. No obstante, más allá de que el día constituye un buen pretexto para celebrar entre la comunidad mexicana y latina, la lectura política es quizás más importante de destacar.

Se trata de una conmemoración que ha sido apropiada por las administraciones en turno que intentan ganarse la simpatía y, eventualmente el apoyo y los votos, de la comunidad migrante; en algunas ocasiones con los presidentes hablando en español como lo hizo hace algunos años Barack Obama. No obstante, la eterna lucha por una reforma migratoria que permita la incorporación legal de millones de migrantes al régimen de la legalidad sigue siendo una promesa que en cada administración se detiene, mientras las caravanas que intentan entrar por México últimamente se vuelven fenómenos más constantes.

Algo parecido aconteció hace unos meses con la muerte del intérprete mexicano Vicente Fernández, tras la cual el presidente Biden compartió un mensaje a través de su cuenta de Twitter aludiendo a la trayectoria del cantante fallecido y que fue aclamado por mexicanos y por la comunidad latina en Estados Unidos. Un día de celebración o un twitt en español pueden maquillar, pero no esconder, la responsabilidad que sigue teniendo Estados Unidos con migrantes latinos que continúan sin resolver su situación legal en aquel país. No por nada la administración Biden comenzó el año perdiendo aprobación entre la comunidad latina. ¿La conmemoración del 5 de mayo de este año logrará levantarlo? No lo creo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat