Hallazgos y más hallazgos… pese a los recortes

Hallazgos recientes dan cuenta de la necesidad del INAH, institución amenazada con el recorte del 75 % de su presupuesto, lo que imposibilitaría el funcionamiento de un gran número de sitios arqueológicos y paleontológicos en México.

En mi editorial de hace dos semanas compartía con usted, apreciable lector, la decisión del gobierno de México por recortar en un 75 % el presupuesto del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y con ello, de manera consecuente, el presupuesto también de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía dependiente del mismo organismo. Según un reporte de Erika Montaño Garfias para el diario La Jornada,[1] el Sindicato Nacional de Profesores de Investigación Científica y Docencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) habría enviado, desde junio, un documento a la autoridad federal donde se exponen los riesgos que implica un recorte presupuestal de tal magnitud.

En la misma nota se especifica que el INAH “resolvería” las actividades relacionadas con la investigación con sólo 15.5 millones de pesos, una cantidad insuficiente a sabiendas de que una de las principales funciones de un organismo científico de esta categoría, además de la conservación y preservación, es la investigación del pasado a través de sus testimonios.

El recorte, anunciado desde el pasado 23 de abril, pero que ha seguido sucumbiendo al gremio, se realiza en un unos años donde se conmemoran diferentes eventos significativos en la historia del país (500 años en este 2020 de la batalla de la Noche Triste, 500 años en 2021 de la conquista española y 200 años, también en 2021, de la consumación de la independencia mexicana). Más allá de la conmemoración cívica, son aniversarios que producen interés por investigar las consecuencias que estos procesos sociales generaron.

            Este recorte aparece cuando hace diez días, el pasado 13 de julio, fueron hallados restos del antiguo palacio de Axayácatl —una construcción mexica ubicada en el centro histórico de la Ciudad de México— debajo del edificio del Nacional Monte de Piedad, fundado este último por el multimillonario minero novohispano Pedro Romero de Terreros en 1775.

Los restos arqueológicos del palacio prehispánico corresponden al sitio donde se hospedó Hernán Cortés y su séquito de españoles durante la recepción que le hizo Moctezuma entre noviembre de 1519 y junio de 1520. La huida realizada por Cortés el 30 de junio de 1520 quedaría grabada con el título de la “Noche Triste” (episodio del que he hablado en una editorial previa).

De la misma manera, este recorte del 75 % al presupuesto del INAH se pone en marcha cuando se presentaron, recientemente, los resultados del proyecto de salvamento y conservación de un recinto funerario de origen mixteco, ubicado en el municipio de Santiago Tillo, en el estado mexicano de Oaxaca. Se trata de una cámara funeraria que quedó al descubierto tras los sismos de septiembre del 2017, y cuyo trabajo de restauración recibió el financiamiento del gobierno de Suiza, a través de la embajada de ese país en México.

Finalmente, el recorte presupuestal al INAH surge cuando en la cueva nombrada Chiquihuite, en el estado mexicano de Zacatecas, fueron descubiertos 1900 artefactos líticos que extienden temporalmente la presencia del ser humano en América hasta hace aproximadamente 33 mil años. Este hallazgo, presentado hace dos días en la revista Nature cuestiona las teorías hasta ahora aceptadas sobre el poblamiento americano por el Estrecho de Bering.

Los tres casos que aquí he enunciado de manera breve son estudios recientes que dan cuenta de la necesidad de un INAH sólido, que no esté asfixiado en cuanto a sus recursos económicos se refiere. Si el recorte presupuestal sigue su marcha —pues hasta hoy no hay señales aún de que se haya revertido—, un gran número de sitios arqueológicos y paleontológicos en México se verá imposibilitado de funcionar y, más aún, de promover investigaciones que permitan ampliar la información que de ellos se tiene.

[1] https://www.jornada.com.mx/2020/06/17/cultura/a04n1cul

SÍGUEME: @ViveroDominguez 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat