Pruebas a prueba de la legalidad

La población del Estado de México, desesperada, busca una prueba para saber si porta o no el virus SARS-CoV-2.

La sobredemanda de pruebas COVID-19, ha hecho que su venta se dé de manera indiscriminada y no regulada en las redes sociales.

Su bajo costo y su fácil acceso han hecho que sean buscadas por la población del Estado de México, que desesperada busca una prueba para saber si porta o no el virus SARS-CoV-2.

Sin embargo, su desesperación los puede llevar a caer en personas, que sin escrúpulos, ofrecen un servicio que no es del todo confiable.

La forma de operar de las personas que ofrecen este producto es vía redes sociales, o mensajería de texto.

Ahí se llegan a ofrecer hasta cinco pruebas por mil pesos, es decir, 200 pesos cada una, aunque el precio puede ser menor sí se compra al mayoreo. La forma de pago, se da de dos formas.

Primero, se hace el depósito y con comprobante se manda la ubicación de la persona para entregar el producto, o bien pago contra entrega.

Cabe mencionar que una prueba rápida de COVID-19 en farmacias tiene un costo de 350 y 500 pesos aproximadamente y de antígenos la cantidad alcanza los tres mil 500 pesos.

Hasta el momento la Cofepris sólo ha avalado 20 pruebas de antígeno las cuales se han autorizado hasta el pasado 30 de junio del 2021, por lo que hicieron un llamado a verificar la marca y autenticidad, para evitar daños a la salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat